Noticias de Quintana Roo

En el abandono la construcción del techo del principal centro ceremonial maya de Quintana Roo

Isabel Sulub Cimá, general maya del Santuario de la Cruz Parlante en Felipe Carrillo Puerto.

FELIPE CARRILLO PUERTO, 15 mayo (Infoqroo).- Las obras de construcción del techo del santuario de la Cruz Parlante están suspendidas desde hace casi seis meses, por lo que los custodios del lugar lo cubrirían de nuevo con huano para evitar daños al interior del inmueble por las lluvias.

El general maya del Santuario de la Cruz Parlante, Isabel Sulub Cimá, lamentó el que se hayan abandonado las obra que estaba a cargo del Instituto para el Desarrollo de Pueblso Indígenas, que encabeza Delta Moo.

El dignatario maya señaló que “hasta el momento no hay fecha para que reinicien los trabajos de remodelación de la Santa Iglesia de este centro ceremonial.

“Nos dicen que van a empezar los trabajos, pero hasta la fecha no hay nada concreto y nosotros no sabemos ni en quién confiar”, señalo el jerarca maya.

“Nos convocan a reuniones para prometernos que se van a iniciar los trabajos y nos hacen firmar minutas y con el paso de los días, semanas y meses, simplemente no inician los trabajos, ya que la obra quedó abandonada desde diciembre.

Mencionó que la delegada del Instituto para el Desarrollo de Pueblos Indígenas, Delta Moo, los visitó unos meses atrás cuando los mismos dignatarios denunciaron el abandono de dicha obra, por lo que en una reunión les avisó que los trabajos serían reanudados en una semana, “pero vemos que la obra sigue en las mismas condiciones”.

Agregó que “Los jerarcas mayas se encuentra molestos, por lo que van a tomar la decisión de colocar nuevamente techo de huano y maderas ante la falta de compromiso y seriedad de las personas que trabajan para el gobernador y que a pesar de que es conocido el problema, no han podido resolver la problemática, pese al recurso que estaba etiquetado para dicha obra que tiene 5 meses de haber sido abandonada.

Agregó que la temporada de lluvias viene a empeorar la situación, ya que las velas se mojan y no pueden mantenerse prendidas, y todo lo que se ofrenda e incluso hasta para hacer los rezos, cuando llueve no pueden realizarse las actividades propias de los dignatarios mayas quienes ya están molestos por dicha situación.

error: El contenido está protegido