Noticias de Quintana Roo

La justicia avanza

Jorge González Durán

La Fiscalía General del estado y el Poder Judicial ahora ya no son instrumentos de intereses aviesos, como lo fueron antes. No ha sido fácil desmontar las estructuras corroídas que se encontraron en los ámbitos de la procuración de justicia, que no sólo la degradaron moralmente sino que la convirtieron en ineficaz. Se fueron acumulando los expedientes o las carpetas, como se les llama ahora, y al parecer a nadie le importaba. El abogado Miguel Angel Pech cen, con experiencia en los ámbitos de la academia pero también en la procuración de justicia, está realizando una dura labor para reencauzar a la Fiscalía General del Estado por los caminos de la decencia y los resultados. Pero los rezagos acumulados por años de negligencia y desatención, son muchos. Pero se avanza.

Por su parte, el abogado Antonio León Ruíz, tiene entre sus desafíos y responsabilidades el abatir el rezago en sentencias que encontró cuando asumió la titularidad del Tribunal Superior de Justicia.  Ya se sabe que justicia tardía es justicia denegada.

Pero más que adoptar una actitud quejumbrosa, la Fiscalía General del Estado y el Tribunal Superior de Justicia han enfocado sus esfuerzos a enfrentar los rezagos con medidas firmes.

Con trabajo coordinado. El  TSJ es una institución que ahora trabajo con un criterio de unidad. No es una institución de un solo hombre, como bien ha dicho y repetido Antonio León Ruíz.  Es un equipo de juristas que trabajan por hacer de la justicia un bien accesible a todos. No es fácil, y no sólo por los rezagos heredados sino por la cultura de la negligencia y de la auto complacencia que permeó a muchas instituciones.

Por ejemplo, la Fiscalía General del Estado, a través de la Fiscalía Especializada para la atención de delitos contra la Mujer y por Razones de Género, obtuvo de un Tribunal de Enjuiciamiento sentencia condenatoria de 50 años en contra de A:V:C:, como responsable de los delitos de violación y abusos sexuales en agravio de menores de edad de identidad reservada. Esta sentencia condenatoria se obtuvo hace dos días, coincidente con el Día Internacional de la Mujer.

Los rezagos en sentencias son un pesado lastre, pero con trabajo eficaz se va aligerando la carga.

La lentitud en los procedimientos para la procuración e impartición de justicia son una carga que demeritó a la Fiscalía y al Poder Judicial. Pero lo fue más que la lentitud, la lenidad.

Quintana Roo exigen que nadie se duerma en sus laureles.

Correo: jorgeg512@hotmail.com

Twitter: @JorgeG512

error: El contenido está protegido