Noticias de Quintana Roo

Seguridad incluyente

Julio César Silva Cetina

Durante el 2017 la inseguridad que golpea a muchas regiones de México hizo que la afluencia de turistas extranjeros disminuyera casi 5%, según los números que maneja la oficina del secretario de Turismo Enrique de la Madrid Cordero.

No se conocen estadísticas oficiales que indiquen el grado de afectación que tuvo la afluencia de turistas en Quintana Roo, especialmente a partir de agosto cuando el gobierno de Estados Unidos emitió una alerta recomendando a sus ciudadanos no viajar a varias regiones de México, entre ellos Cancún y la Riviera Maya, por la creciente violencia provocada por grupos del crimen organizado.

Sin embargo, se sabe que algunos hoteles registraron cancelaciones como consecuencia de esa alerta, que perdieron importantes contratos de grupos y convenciones que no les importó pagar altas penalizaciones para irse a otro lado asustados por la recomendación del gobierno estadounidense.

Incluso, en noviembre pasado en la industria hotelera se habló de una importante reducción en la ocupación de los centros de hospedaje, aunque a estas alturas prácticamente no se habla del asunto. Las cosas parecen más tranquilas con una temporada de invierno que marcha con absoluta normalidad.

La alerta de viaje de agosto pasado motivó que el gobierno de Carlos Joaquín González desplegara un amplio trabajo de cabildeo en Estados Unidos, con el fin de gestionar que Quintana Roo fuera eliminado de la lista de regiones consideradas como peligrosas y es que la confrontación de los grupos de delincuencia no ocurre en las zonas turísticas, de tal como que los visitantes no corren riesgo alguno.

El “lobbyng” incluyó a la Organización Mundial de Turismo (OMT), en el que se tiene claro que las advertencias que emiten los gobiernos deben ser con información rigurosa, focalizada y actualizada y no con elementos subjetivos como ocurrió en agosto pasado.

Carlos Vogeler, director-secretario ejecutivo de Relaciones con los miembros de la Organización Mundial del Turismo, afirma que en México hay una brecha entre la percepción y la inseguridad real.

“A México se le percibe mucho más inseguro de lo que realmente es, y eso afecta la demanda turística. El gobierno debe trabajar más, corregir sus problemas de comunicación para cerrar esa brecha entre la percepción y la realidad”, subrayó.

Y justamente eso hizo el gobierno de Carlos Joaquín en Estados Unidos, luego de que se emitió la alerta en agosto pasado.

Los frutos de ese esfuerzo de cabildeo se obtuvieron esta semana, cuando se anunció una actualización de esa alerta en la que nuevamente se considera a esta región como una de las más seguras de México.

Eso no quiere decir que se deje de atender el problema de la seguridad que afecta especialmente a los locales y justamente parte de la tarea debe radicar en ser más incluyente en ese rubro.

Que cuando se hable de seguridad no nos refiramos solamente a la de los turistas o las zonas donde éstos pasean, que se considere también a las zonas alejadas de los centros urbanos donde se da la batalla entre los grupos de la delincuencia organizada.

La mayor presencia de la Policía Estatal, que antes era inexistente en Cancún, por ejemplo, seguramente ayudará a ese objetivo.

Desde esta semana el gobierno de Estados Unidos sólo recomienda en el caso de Quintana Roo “tomas precauciones”, el mismo consejo que da para quienes viajan a Inglaterra o España.

Se cumplió una tarea. No hay que bajar los brazos.

Correo: jsilva@palcoquintanarroense.com.mx

Twitter: @JulioCsarSilva | @PalcoQR