Maradona paralizó Cancún hace 12 años en un partido amistoso

En todas partes del mundo donde estuvo, Diego Armando Maradona dejó huella, como en esta ciudad, donde estuvo hace 12 años para participar en un partido amistoso de fútbol, al lado de varios ex seleccionados de su país y mexicanos.

El ex astro argentino, cuya muerte este día enlutó al fútbol mundial, arribó la madrugada del 19 de septiembre de 2008 a Cancún para participar en un partido de la modalidad “showball” y, pese a la hora, recibió una ruidosa ovación, incluso argentinos que radican en el estado entonaron la clásica arenga, grito de guerra futbolístico argentino: “Vamos, Vamos Argentina, vamos todos a ganar, que esta barra kilombera (escandalosa), no te deja, no te deja de apoyar”.

Desde su llegada en el vuelo 359 de Mexicana de Aviación que lo trajo de la Ciudad de México, donde hizo escala luego de llegar procedente de Buenos Aires, Diego, que llegó con otros argentinos como Alejandro Mancusso y Sergio Goicoechea, fue resguardado en todo momento por guardias de seguridad.

El operativo, evitó la cercanía del “Pelussa” con la prensa y la gente, y después de saludar a los organizadores, alcanzó a decir “¡muchas gracias!” y se retiró en un autobús de lujo de la línea Express de Oro.

Para el partido, al día siguiente, que reunió a unas 2,800 personas que pagaron entradas de entre 350 y mil pesos en el Polifuncional, participaron los argentinos Mancusso, Claudio Caniggia, Matías Almeyda y Goycoechea, y del lado mexicano, Jorge Campos, Luis García, Luis Hernández y Luis Roberto Alves “Zague”, entre otros.

Al concluir la exhibición de Showball, ganada por los argentinos, 8-5, Maradona manifestó estar agradecido por el cariño que le expresaron en Cancún.

“Al margen del resultado, me llevo esa satisfacción por recibir ese trato de la gente”, dijo Diego, quien estuvo con su esposa Claudia y sus hijas Dalma y Giannina.

Gregorio Sánchez Martínez, en ese entonces alcalde de Benito Juárez, entregó a Maradona un reconocimiento por su trayectoria en el fútbol mundial. Al final, salió protegido por un equipo de seguridad ante el tumulto de periodistas y curiosos que pretendía acercarse.

Salir de la versión móvil