Y se hizo la oscuridad

Los apagones comienzan a volverse parte de nuestra cotidianidad, muy a pesar de lo que podría esperarse en una zona estratégica para el país por su importancia turística y donde la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cobra las tarifas más altas en el país.
El apagón de ayer, que según los primeros reportes no tuvo ni la duración ni el alcance del ocurrido a principios de mes, cuando un incendio en el ingenio La Joya, en Campeche, afectó las líneas de transmisión y el suministro eléctrico en ese Estado, Yucatán y Quintana Roo, generó problemas nuevamente en el principal destino turístico del país.
La frecuencia de los apagones ya es preocupante, máxime porque el de ayer se reportó horas después de que el diputado federal Luis Alegre Salazar, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), advirtió que ese problema se agudizará en el verano.
El legislador, quien presume cercanía con el nuevo gobierno, señaló que la falta de infraestructura para el abastecimiento de gas, combustible empleado para la generación de electricidad, es la principal causa de los apagones.
Luego del apagón del 5 de abril, el día 11 la CFE anunció el reforzamiento de la red de transmisión en la Península de Yucatán, a fin de incrementar la transferencia de energía eléctrica desde el sureste del país en beneficio de 1.9 millones de clientes. Sin embargo, la obra que permitiría satisfacer la creciente demanda de energía eléctrica y evitar las interrupciones en el suministro de energía eléctrica en la región, estaría lista en dos años y medio.
La falla de ayer, ocurrida en una fecha considerada dentro del periodo vacacional de Semana Santa, prende “focos rojos” en un año de graves problemas para la industria turística, en el que a la inseguridad se suman una menor promoción turística, las arribazones de sargazo y la dura competencia de otros destinos turísticos del Caribe, que obligan a duplicar esfuerzos para recuperar la desaceleración del mercado estadounidense.
La industria turística, cuya importancia como generadora de divisas para el país, está libre de duda, no puede quedar expuesta a una situación como la que advierte Alegre Salazar, más aún cuando faltan más de dos meses para la temporada de verano.
Los apagones han generado una creciente inconformidad entre el sector empresarial, que desde el año pasado realiza gestiones, infructuosas hasta hoy, para frenar la desmesurada alza en las tarifas eléctricas, que afectan por igual a particulares y a hoteleros, comerciantes, restauranteros, etcétera.
Esta empresa productiva del estado mexicano le está quedando a deber a los usuarios de la Península de Yucatán, en especial a los de las zonas turísticas de Quintana Roo, donde se genera la tercera parte de las divisas que capta el país el país.
Twitter: @PalcoNoticias

Salir de la versión móvil